-Esto no es sobre futbol, es sobre la vida misma-

Aunque la vida misma se ha encargado de demostrarnos el lugar en el que debemos estar, hay ocasiones en las que debemos sentarnos y esperar, ser suplentes de esta vida, y ver desde afuera del juego (vida) para comprenderlo.

“Si…


El día que dejé de quererte llovía,
el día que dejé de pensarte hacia frio
el día en que dejé de sonreír con tu recuerdo era gris

El día que dejé de escribirte era luna llena.

Así recuerdo el día que dejé de quererte,
aunque para todos los demás fue soleado
para mí, aquel día fue un día de invierno
en plena primavera.

Aunque también así fue el día que empece a amarte;
Ahora no se si he dejado de quererte para odiarte
o si deje de quererte para amarte.


Jugamos con las manos,
reímos con las almas,
alguien más esta invitado;
no es uno, son dos,
abre un espacio.

Vienen dispuestos a jugar,
no con las manos
quizás con nuestras almas.

Tal vez te agradé y te vayas,
o te hiera y me extrañarás

Tal vez yo acceda a jugar por no desesperar.
Pero siempre te extraño, y solo deba esperar.


Esta nota es más una tristeza que una nota

Fue un día terrible, y pudo empeorar; al meter la comida en el microondas y ver por ultima vez el plato, pensé en si estaba calentando mi ultima comida de la vida.
Pensé también en la dualidad de andar en proyectos con objetivos a futuro.De estar escribiendo un guion basado en lo que quisiera hacer una persona al salir de todo esto.
Mientras yo estoy sumido en el miedo y la ansiedad, acabate ya vida.

29.05.20


Tratando de dormir y sin lograr conciliar el sueño, doy vueltas en mi cama, el espacio entre mis sábanas es enorme, no sabría describir de otra forma el vacío gigante que se siente en una habitación donde no estás.

Doy vueltas sin parar, estás en mi cabeza y no puedo…


Nos miramos, giramos.
Una postura elegante y tentadora.
Nos acercamos… nuestra piel roza.

El cabello coqueteando entre si.
Nuestras palmas tambien.
Mis brazos en movimiento, tu cara expresando.

Tus pasos de locura, mi amor sin cura.
Tu peinado peculiar, tus ganas de bailar.
Es una guerra en la pista de baile,
parece que es lo que se ve,
pero es mucho más;
hay juego
hay amor
hay confianza para atropellarnos, tropezar, hacer gestos.
La cara de fastidio mientras decimos cuanto nos queremos

Ocupamos más espacio, todos se acercan entre ellos.
Nosotros nos alejamos,
no queremos estar cerca,
no queremos dejar de jugar.

Giramos uno al rededor de otro como bufones de la corte,
queremos este primer acto,
en nuestro teatro,
en nuestra mente,
en nuestro juego de que esto es una guerra.
O un cortejo,
o simplemente un baile en un bar viejo.


La canción esta en tu paladar.
Tu sonrisa en mi retina.

Esta noche ya se con que soñar.


Hay 20 centímetros que me separan de ti,
cuando vamos por la calle,
cuando estamos de pie uno frente al otro charlando,
cuando vamos en un auto,
cuando cenamos,
incluso al desayunar.

Hay 20 centímetros que me separan de ti,
a veces menos, y reímos frente a frente,
con las almas encontradas.
A veces menos y con mis ojos acaricio tu cabello
<Y pienso que quizás aveces, tu también acaricias el mío>

Algunas veces hay más de 20 centímetros
a veces no te puedo ver a ti, así estes justo frente a mi,
a veces así estemos en la misma habitación son cientos de kilómetros los que nos separan.

A veces nos encontramos, aveces nos alejamos,
a veces solo aveces son 20 centímetros los que me separan de tu vivir.


<Solía salir a la calle con mi pelota de pequeño, algunas veces acompañado, otras alejado de aquellos chicos que siempre me acompañaban. Caía lluvia a mi alrededor y mamá desde la ventana gritaba mi nombre para que me pusiera a salvo>

Ponerse a salvo del golpe de agua que cae del cielo no suena lógico para un pequeño, después de todo es solo agua y el agua solo cae y nos rodea.

Los problemas de otros parecen ser como el agua, solo son “sus cosas” y parecemos mantenernos a salvo de eso, como si esos problemas nos rodearan. Pretendemos poder estar bajo la lluvia por horas sin que eso nos afecte.

Y es que al menos para mí, no se puede estar bajo la lluvia por horas y pretender mantenerse intacto. El agua, a largas, termina marchitándonos y es humano sentirse mal de tanto mal.

Intacto.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store